Volver

La despensa

Las conservas en aguardiente. Albaricoques, cerezas, ciruelas claudias y peras

Las conservas en aguardiente. Albaricoques, cerezas, ciruelas claudias y peras

El aguardiente es una bebida alcohólica con propiedades de conservación, empleándose principalmente en la conservación de frutas. Albaricoques Se eligen albaricoques no muy maduros y de regular tamaño. Se ponen en un recipiente y se echa sobre ellos agua suficiente para bañarlos sin que estén muy estrechos. Se ponen al fuego y se cuecen hasta que suban a la superficie y queden blandos al tacto. Se sacan y se echan a otro recipiente lleno de agua fría, donde se dejan durante dos horas. Aparte se derrite a fuego lento 500 grs. de azúcar con dos decílitros de agua (por cada kilo de fruta preparada). En este almíbar se echan los albaricoques y se deja que todo el conjunto dé un hervor. Se sacan en otra vasija y se dejan en reposo durante 24 horas. Al día siguiente, se escurren y el almíbar se vuelve a poner al fuego, hirviéndolo durante 10 minutos. Se vierte luego sobre los albaricoques y se deja enfriar todo. Después se escurren y se van colocando en tarros de cristal, se mide el almíbar y se echa éste sobre los frutos con otra cantidad igual de aguardiente, tapando herméticamente los frascos. Cerezas Se eligen cerezas bien sanas y no demasiado maduras a las que se les cortan los rabos cortitos. Se lavan en agua abundante y se ponen en frasco de cristal, vertiendo sobre ellas un buen aguardiente hasta que queden cubiertas. Se tapa el frasco herméticamente y se fuarda en sitio fresco, pegando en el frasco un papel donde se anota la fecha en la que se ha cerrado. Un mes después, se destapa el frasco y se vierte todo el contenido en otro mayor para poder añadir medio litro de almíbar, que será aproximadamente un octavo de la capacidad total. Ciruelas claudias Deben estar algo verdes pero muy sanas. Se cortan los rabos por la mitad y con un alfiler se van pinchando hasta el hueso para facilitar el blanqueado, echándose en agua fresca a medida que se pinchan. Se ponen al fuego como los albaricoques y se confitan como ellos durante tres días. Se escurren, se ponen en tarros de cristal y se echa encima el almíbar, al que se habrá añadido la misma cantidad de aguardiente. Los frascos se cierran herméticamente. Peras Deben ser de la calidad de agua y estar casi maduras. Se meten en un recipiente con buena cantidad de agua fresca y se ponen a calentar sin dejar que lleguen a hervir. Cuando suben a la superficie se sacan y se meten otra vez en agua fría. Ya frías, se pelan, se les corta el rabo y se pinchan con un alfiler para volverlas a meter en agua...

Leer más

Peras merengadas

Peras merengadas

También se puede preparar con manzanas. Se pelan dos kilos de peras y se cortan a pedazos. Se cocinan en una taza ocho terrones de azúcar. Mientras se cuecen las peras se aplastan con un tenedor. Cuando estén cocidas se pone esta mermelada en un plato hondo que se pueda meter en el horno, se recubre con cuatro claras de huevo batidas a punto de nieve, a las que se habrá añadido azúcar fino, y se remueven con cuidado. Se cocinan a horno suave durante una hora aproximadamente y se sirve tibio. Foto:...

Leer más

Buenos consejos para tu pequeño huerto

Buenos consejos para tu pequeño huerto

Conservar las legumbres Las patatas, los rábanos y las zanahorias, entre otros, se pueden conservar perfectamente por desecación. Se colocarán las legumbres bien limpias sobre unos bastidores de madera con tela metálica y sin que se toquen unas con otras. Introduciremos estos bastidores en un horno a una temperatura entre 35º y 60º. Las expondremos alternativamente al aire y al calor. Una vez secas, las guardaremos en cajas de madera bien cerradas y lejos de un ambiente húmedo. Legumbres secas Después de lavar con agua tibia y eliminar las legumbres estropeadas, las pondremos al remojo durante 12 horas en agua fría. Si el agua es demasiado calcárea, añadiremos un poco de bicarbonato de sosa. Las legumbres sin cáscaras solo se deben dejar en remojo 2 horas antes de cocer, con el fin de evitar que el exceso de agua transforme el almidón en azúcar. Coceremos las legumbres evitando la ebullición del agua y añadiremos unos 8 o 10 gramos de sal por cada litro de agua. Guisantes y judías verdes en botellas -Herviremos agua ligeramente salada y echaremos en ésta las legumbres peladas. Las metemos en botellas con el agua, dejando un pequeño espacio vacío. Después tapamos y atamos con cordeles los tapones. Las recubrimos con una tela y las hervimos al baño maría durante 10 minutos. Las dejamos enfriar en el agua y lacramos los tapones. -Lavamos las legumbres con agua tibia. Las metemos en botellas con agua hervida y por encima vertemos una solución de 1 gramo de ácido salicílico en un poco de agua. Tapamos herméticamente. Para usar, lavar y consumir inmediatamente. Harina de patata Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas finas. Las sumergimos en agua adicionada de 3 por ciento de ácido sulfúrico. Las dejamos en remojo durante 24 horas. Luego las retiramos y lavamos para eliminar el ácido. A continuación, las secamos al aire. Una vez secas se muelen. La harina muy blanca se conserva durante mucho tiempo sin alterarse. Foto:...

Leer más

Algunos remedios de la abuela muy a tener en cuenta

Algunos remedios de la abuela muy a tener en cuenta

Clarificar la mantequilla En primer lugar, calentamos la mantequilla a fuego muy ligero. Comprobaremos que en la superficie se forma una espuma que irá desapareciendo poco a poco, dejando depositada en el fondo la mantequilla limpia. Nueces Para recuperar las nueces ennegrecidas y que tengan un buen aspecto, debemos ponerlas en remojo durante 48 horas en leche de vaca tibia. Sin embargo, si no tenemos prisa, también puede funcionar dejarlas en remojo en agua durante unos 5 días. Una vez hecho ésto, las partimos y comprobaremos que el quitarles la piel amarillenta del interior nos resultará de lo más sencillo. Mejorar los quesos y afinarlos 1.- Mezclamos vinagre blanco con nitro alcalizado hasta que no haga efervescencia. Luego envolvemos el queso o los quesos que queramos mejorar en un lienzo mojado en este líquido. Debemos remojar el lienzo cada 24 horas con el líquido preparado y le daremos una vuelta al queso de cuando en cuando. Así los tendremos durante unos quince o veinte días. 2.- Otra manera de mejorar los quesos consiste en echar nitro alcalizante en vinagre blanco hasta que no haga efervescencia. El líquido que obtendremos equivale a una disolución de tierra foliada de tártaro. Embeberemos bien unos pedazos de lienzo con los que envolveremos los quesos que queramos mejorar o afinar. Dejamos pasar 24 horas. Pasado ese tiempo volvemos a remojar los pedazos de lienzo, dándoles la vuelta a los quesos y repitiendo esta operación durante veinte días. Después de ese tiempo, los quesos habrán adquirido un sabor excelente. Conservación de quesos Cuando se nos comience a dañar algún queso, podemos poder greda en la grieta que se ha abierto. Luego tapamos con mantequilla. La greda se encargará de absorber la humedad del queso, impidiendo así su putrefacción. Caso de que hubieran aparecido gusanos, debemos untar el queso con aceite y cenizas de encina. Purificar la mantequilla rancia Si tenemos mantequilla rancia, espolvorearemos sobre una mesa unos 5 gramos de bicarbonato de sosa por cada kilo de mantequilla. A continuación, la amasaremos con el bicarbonato y después la lavaremos con agua hasta eliminar todo vestigio de bicarbonato. Luego añadiremos 20 gramos de sal fina por cada kilo de mantequilla. Foto:...

Leer más

2.1.0