Cocina fácil, barata y económica

Palmeritas de hojaldre. Sencillas de hacer y buenísimas

Receta de Andrea La semana pasada me contaron cómo hacer palmeritas con el hojaldre que podemos comprar en el supermercado y que además es bastante económico (ronda los 2 euros). A mí personalmente, el que más me gusta es el del Lidl. Es muy fácil y rápido de hacer, ensucias poco en la cocina (importante también) y de un solo hojaldre te pueden salir unas 25-30 palmeritas. Tardaréis unos 10 minutos en hacerlas y 15-20 minutos en el horno. Os cuento: Ingredientes: – 1 lámina de hojaldre – Azúcar Limpiamos la encimera y espolvoreamos con azúcar. Yo he utilizado azúcar blanquilla, pero con azúcar morena deben quedar muy buenas también. Echar bastante azúcar porque es lo único que va a llevar. A continuación, extiende la lámina de hojaldre sobre el azúcar y espolvoreas con más azúcar por la superficie. Para que se quede bien adherida, utilizamos un rodillo (en su defecto, una botella). Antes de plegar el hojaldre, he decidido poner alguna pepitas de chocolate en la mitad para que salgan dos modalidades de palmeritas. Y ahora simplemente tenemos que doblar el hojaldre de la siguiente manera: doblamos cada extremo del hojaldre hacia el centro, como las hojas de una ventana, y pasamos el rodillo. Volvemos a doblar de la misma manera hacia el centro y damos con el rodillo. Finalmente, doblamos por la mitad y ya lo tenemos. Ahora, con cuidado y un cuchillo bien afilado, vamos cortando rodajitas de 1 cm. aproximádamente y las colocamos en la bandeja del horno sobre papel vegetal para que no se pegue. Hay que ponerlas separadas 4 0 5 cm. porque crecen bastante al hornear. Y recuerda precalentar el horno a 220 ºC para que el hojaldre crezca bien. Horneamos hasta que estén doraditas y a...

Leer más

El gazpacho, un plato refrescante y nutritivo

Preparación del gazpacho Todos sabemos que este popular plato cuenta con infinidad de recetas y versiones diferentes en función de la zona geográfica en la que nos encontremos. En general, cuando hablamos del gazpacho nos referimos a una sopa fría elaborada con tomate, pepino, pan, aceite de oliva, ajo, sal y vinagre de Jerez. Algunos prefieren poner un poco de cebolla o de otras clases de verduras. Cuando lo tenemos todo preparado, trituramos todos los ingredientes en una batidora y los pasamos más tarde por un colador hasta obtener una crema suave y homogénea. Por otro lado, debemos preparar unos tropezones de huevo duro, pepino, tomate, cebolla, pimiento y pan que se servirán, troceados finamente. La crema fría es una especie de puré a que añadiremos algún elemento a nuestro gusto. Tal podría ser el caso de ponerle un poco de nata o de harina. Realmente, existen muchas recetas para preparar la crema fría, generalmente en función de las zonas geográficas. Por ejemplo, si podemos preparar una vichyssoise, una crema de pepino y yogur, de aguacates, de albahaca y tomate, de almendras, etc. A continuación debemos pensar en el tema de las guarniciones, que son una manera ideal de personalizar cualquier preparado y aportarle distintos sabores a nuestros platos. Podemos colocar rodajas finas de pan dorado a la parrilla, un poco de trufa rallada para la crema de champiñones, y para el caso de las de zanahoria, vendría bien una pizca de menta fresca en juliana muy fina. Todo está en la creatividad que queramos ponerle a nuestra tarea gastronómica. Presentación del gazpacho en la mesa En tiempos pasados, el gazpacho era solamente un alimento básico que solía preparar la gente del campo, quienes no podían permitirse otro tipo de manjares. Por su parte, la clase media, el gazpacho solía servir solamente como entretenimiento hasta que los platos principales llegaran a la mesa. Sin embargo, desde el momento en que se supo apreciar todo el potencial que tienen las vitaminas que contienen las verduras crudas, todo cambió y la gente comenzó a fijarse de otra manera en tan modesto alimento, que se integró con el tiempo a todas las clases sociales. Contamos con varias opciones para presentar el gazpacho en la mesa. La más utilizada es servirlo en unos bonitos tazones de cerámica con dos asas. También serviría hacerlo en cuencos de porcelana o de barro. Hay que tener...

Leer más

Algunas recetas sencillas de la abuela. Seguir la tradición

Bizcochos con confitura Se tamiza el fondo y los bordes de un molde redondo con bizcochos impregnados a partes iguales con agua y Kirsch. Se pone una capa de frambuesas y otra de bizcochos, también remojados, y se va repitiendo la operación hasta acabar con una de bizcochos. Cuando el molde esté lleno se tapa con un plato pequeño con bastante peso encima y se mete a la nevera durante varias horas. Se vuelca el plato de servirlo y se cubre con crema inglesa. Patatas con huevo Se cuecen un kilo de patatas y tres huevos. Se pelan las patatas y se pican en pedacitos. Se pelan los huevos y se pican también. Se aliñan con sal, aceite y un poco de vino blanco. Se bate un huevo con harina y leche, y se mezcla todo bien. Se vierte por encima de las patatas y de los huevos. Se unta una besuguera con mantequilla, se echan las patatas y se mete a fuego fuerte durante unos momentos. Se sirven calientes. Peras rellenas Se cogen seis peras grandes, se pelan y se ponen a cocer en agua y azúcar. Cuando estén tiernas, pero enteras, se retiran y se agujerean por la parte alta. Se prepara una crema pastelera con medio litro de leche que se pone a hervir. Se le añade 100 grs. de azúcar y un trozo de vainilla. Se deslíen seis yemas de huevo con 100 grs. de harina y, fuera del fuego, se les añade la leche hirviendo. Se pone nuevamente al fuego y se remueve hasta que espese. Se deja enfriar y se rellenan las peras con esta crema. Sopa de pepino Se pesan dos kilos de pepino y con ayuda del aparato que se emplea para hacer las patatas avellana, se forman veinte bolitas de pepino que se pondrán a cocer durante diez minutos en agua caliente con sal. Después se escurren bien. El resto de los pepinos se hierven durante diez minutos y se pasan por el tamiz. Al final, tiene que quedar una sustancia más bien líquida. Se añade un poco de estragón picado, sal, pimienta y un vaso de nata. A continuación se mete en el frigorífico. Se sirve poniendo las bolitas de pepino repartidas en los seis platos. Pasteles de queso y patata Se hierve 1/4 kilo de patatas, se pelan y se pasan por el tamiz cuando están cocidas. Se...

Leer más