Cocina vegetariana

El salmorejo, una receta tradicional cargada de historia

El salmorejo se ha considerado siempre un plato humilde, conectado sobre todo con ambientes rurales y ajenos a una cocina más actual y sofisticada. Sin embargo, esta crema, originaria de Córdoba y que se suele servir como primer plato ha adquirido en los últimos tiempos una gran relevancia que ha extendido su fama por todo el mundo. Por ejemplo y como anécdota citaremos la del presidente francés Jacques Chirac, quien en una de sus visitas a España declaró que de todas las preparaciones culinarias que tuvo ocasión de degustar, el salmorejo fue el que más le agradó. Sobre la historia del salmorejo existen diversas versiones y todas pueden ser creíbles. En principio hay quien piensa que se remonta a los primeros tiempos de la humanidad, en los que este preparado se elaboraría de manera bastante rudimentaria a base de golpes de piedra para triturar los ingredientes. Realmente, en aquella época se supone que todos los platos los prepararían con la misma técnica. También hay que tener en cuenta que no podían llevar tomate y no podemos saber con que sería sustituido para conseguir una especie de salmorejo blanco. Durante la Edad Media, se cree que el salmorejo estaría implantado en todo el territorio andalusí como plato cotidiano y de elaboración frecuente. Incluso la misma palabra que denomina a este preparado puede sonarnos bastante a término árabe. Sin embargo, los testimonios sobre el salmorejo se han perdido en la noche de los tiempos, tal vez debido a su carácter popular y humilde, lo que lo alejó de los recetarios oficiales más enfocados a la alimentación de las clases poderosas. Después del descubrimiento de América la incorporación del tomate en la cocina produce una importante transformación tanto en color como en sabor en muchos platos al uso. Traído de aquellas lejanas tierras, pronto se extendió su cultivo por toda Europa. Pero no fue hasta el siglo XX que el tomate y en muchos casos el huevo duro se incoporan al salmorejo y al gazpacho, dándoles el aspecto que conocemos hoy en día. Hay que tener en cuenta la diferencia que existe entre el salmorejo y el gazpacho. El primero se elabora solamente con tomate y ajo, mientras que al segundo se le añade además pìmiento, cebolla y pepino. Aunque la elaboración es sencilla, requiere darle su punto para que quede del agrado de los comensales. Básicamente hay que prepararlo de la...

Leer más

Motivos para incluir el tomate en nuestra dieta

El tomate es uno de los alimentos clave en la dieta mediterránea, de hecho, su producción está presente en nuestro país desde tiempos inmemoriales. Aunque es cierto que los orígenes de este fruto se encuentran en América, los colonos españoles se encargaron de traer este producto tan saludable del nuevo mundo y, desde entonces, nos hemos encargado de cultivarlo y exportado al resto de Europa. Los beneficios del tomate son numerosos y diversos. En este sentido, los nutricionistas y endocrinos consideran que se trata de un alimento imprescindible en nuestra dieta, debido al importante aporte de nutrientes que conlleva su consumo. Precisamente por ser un alimento impuesto en dietas de adelgazamiento puede parecer un alimento insulso, pero nada más lejos de la realidad, esta hortaliza presenta una gran versatilidad en la cocina, puede prepararse en ensaladas, salsas, solo e, incluso en zumos y en forma de mermelada. Para aprovechar todas sus propiedades y beneficios conviene acudir a tiendas ecológicas en Madrid, donde nos aseguraremos de que los tomates orgánicos que adquirimos mantienen todas sus propiedades y beneficios. Directamente del campo a tu mesa, el tomate ecológico es más sabroso, jugoso y nutritivo. Ciertamente, si por algo destaca el tomate, es por ser el ingrediente estrella de las ensaladas. Sin embargo, debemos acostumbrarnos a consumirlo habitualmente, ya que este alimento es una fuente inagotable de vitaminas, minerales y muchos otros nutrientes esenciales para gozar de buena salud. Los tomates constituyen antioxidantes naturales que facilitan la prevención de numerosas enfermedades como pueden ser: algunos tipos de cáncer, patologías cardiovasculares o degenerativas, demencias e, incluso, ayuda a minimizar el impacto de los signos del envejecimiento. Según determina un estudio realizado en EE.UU el tomate ayuda a minimizar el riesgo de sufrir cáncer de próstata. Esta investigación concluye que los hombres que consumen tomate con frecuencia tienen un 25% menos de posibilidades de padecer este tipo de patología. Además, está científicamente demostrado que el tomate y el corazón hacen buena pareja. De hecho, incluir el consumo de tomate en nuestra dieta tiene una incidencia directa sobre la salud cardiovascular. Según una investigación llevada a cabo en la Universidad de Cambridge, el consumo de tomate mejora la circulación y reduce la hipertensión arterial. Otra propiedad del consumo de tomate es su capacidad para controlar enfermedades como la diabetes de tipo 2 o reducir el colesterol. Por todo ello, la tendencia actual es optar por...

Leer más

El agua, el elixir para levantar el ánimo

Un estudio publicado en la revista científica Journal of Nutrition revela que la falta de agua provoca mal humor, falta de concentración, fatiga y dolores de cabeza. Cosas de las que hay que huir si queremos mantener una vida equilibrada y en armonía en todas sus facetas. Ya sea en casa como en el trabajo, el sentirnos bien nos ayudará mejor a llevar a cabo todas las tareas que debemos acometer. Algo a tener en cuenta especialmente para mantener la felicidad en la oficina, donde pasamos al menos ocho horas diarias, por lo que el buen ambiente es indispensable. Y para vivir esa armonía se ha revelado recientemente que el agua es un gran elixir para levantar el ánimo. ¿Qué base científica tiene esto? “La deshidratación leve afectó al grupo que participó en las pruebas que se realizaron en dicho estudio, que consistía en un conjunto de mujeres jóvenes.” Concretamente, tanto su estado de ánimo y como su capacidad de concentración se vieron mermadas al haber ingerido poca agua. Además, percibieron las tareas que se les encomendaron más duras que cuando estaban hidratadas, a lo que hay que añadir que se sintieron más fatigadas, a pesar de que sólo habían realizado un poco de ejercicio leve y se habían sentado delante del ordenador. ¿Por qué no funcionamos bien sin agua? Según los expertos en nutrición, necesitamos el agua para el correcto funcionamiento del cerebro. La actividad de las neuronas es de tipo eléctrico y se genera gracias al intercambio de cargas eléctricas entre distintos minerales, lo cual requiere de agua para su producción. Pero no es sólo una cuestión del cerebro, sino que la llamada esencia de la vida tiene otras funciones igualmente importantes en otras zonas de nuestra anatomía. Concretamente, contribuye al transporte en sangre de los nutrientes que poseen los alimentos que ingerimos, mantiene y equilibra la temperatura corporal, ayuda a fabricar los fluidos corporales, hace que el volumen sanguíneo sea el adecuado para que la tensión no varíe y consigue un buen rendimiento intelectual, como refleja el estudio. En este sentido físico, la fatiga o un dolor de cabeza, puede ser una señal que tu cuerpo te está enviando para decirte que no tiene suficiente agua. Una situación que hay que evitar para no llegar a la deshidratación. ¿Qué cantidad de agua se debe beber al día? Aunque siempre nos han dicho que lo recomendable es...

Leer más