Qué frutas elegir

Cocina vegetariana. Recetas de cocina vegetariana y vegana fáciles de preparar

receta vegetariana
Las fresas, consideradas tradicionalmente como una de las frutas más indicadas por sus propiedades depurativas, son en la actualidad las que conllevan un mayor número de tratamientos químicos, lo que las hace bastante desaconsejables para cualquier cura.
Los fresones están tratados principalmente con fungicidas, herbicidas, insecticidas y molusquicidas. Los primeros que aparecen en el comercio son los que tienen una mayor concentración de productos químicos, aparte de que son mucho más caros. Hacia el final de la temporada disminuye la concentración de estas sustancias químicas, ya que han podido pasar muchos más días desde el último tratamiento. En esa época una mayor concentración y una bajada de los precios hacen que los agricultores «descuiden» en parte sus cultivos, no sometiéndolos a tantas fumigaciones. Es también el momento ideal para la elaboración de confitura.
Los cerezos, por el contrario, reciben pocos tratamientos. Ultimamente solo se les suele aplicar una sustancia repelente para los pájaros.
Los nísperos también están poco tratados, sobre todo las variedades del país, que también son las que menos se encuentran por ser pequeñas y de peor vista aunque su sabor sea más dulce. Los que habitualmente se expenden en el comercio son más grandes y vistosos, pero también más ácidos y algo más tratados químicamente por ser menos resistentes, principalmente con fungicidas, uno de los tratamientos menos nocivos para el hombre.
Es de destacar la facilidada con que el níspero se desarrolla en cualquier tipo de terreno, sobre todo las variedades del país, además de ser un bello árbol ornamental. No hace falta recalcar aquí los beneficios de las frutas de cultivo biológico, que cada cual puede producir para su propio consumo. Entre mayo y junio se pueden encontrar nísperos, siendo mayo la época idónea para realizar una cura con ellos.
Con los albaricoques ocurre otro tanto. Las variedades del país producen un fruto menos vistoso aunque muy dulce. Apenas requieren tratamientos. Son árboles muy adaptables y fuertes, resistentes a la sequía.
Igualmente adecuados por no estar excesivamente fumigados serán los melocotones tempranos y las peritas de San Juan. Y para finalizar, aunque a nadie se le ocurra hacer una cura de brevas, es otra fruta más para elegir en esta época del año.
Es comprensible que estas frutas tempranas requieran menos «cuidados» químicos, ya que al hacer poco calor escapan en parte al ciclo vital de las plagas. Como dice un refrán catalán: «A l’estiu tota cuca viu» (en verano todo bicho vive), por eso es el verano la época en que con más cuidado habremos de vigilar la procedencia de la fruta que comemos.

¿Te ha gustado Qué frutas elegir? Pués díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:

¿Quién es Irene Costa ?

Ver otros artículos de