Volver
Compartir

Las conservas en aguardiente. Albaricoques, cerezas, ciruelas claudias y peras

Cocina vegetariana . Recetas de cocina vegetariana y vegana fáciles de preparar

peras-aguardiente

El aguardiente es una bebida alcohólica con propiedades de conservación, empleándose principalmente en la conservación de frutas.

Albaricoques
Se eligen albaricoques no muy maduros y de regular tamaño. Se ponen en un recipiente y se echa sobre ellos agua suficiente para bañarlos sin que estén muy estrechos. Se ponen al fuego y se cuecen hasta que suban a la superficie y queden blandos al tacto.

Se sacan y se echan a otro recipiente lleno de agua fría, donde se dejan durante dos horas.

Aparte se derrite a fuego lento 500 grs. de azúcar con dos decílitros de agua (por cada kilo de fruta preparada). En este almíbar se echan los albaricoques y se deja que todo el conjunto dé un hervor.

Se sacan en otra vasija y se dejan en reposo durante 24 horas. Al día siguiente, se escurren y el almíbar se vuelve a poner al fuego, hirviéndolo durante 10 minutos. Se vierte luego sobre los albaricoques y se deja enfriar todo. Después se escurren y se van colocando en tarros de cristal, se mide el almíbar y se echa éste sobre los frutos con otra cantidad igual de aguardiente, tapando herméticamente los frascos.

Cerezas
Se eligen cerezas bien sanas y no demasiado maduras a las que se les cortan los rabos cortitos. Se lavan en agua abundante y se ponen en frasco de cristal, vertiendo sobre ellas un buen aguardiente hasta que queden cubiertas. Se tapa el frasco herméticamente y se fuarda en sitio fresco, pegando en el frasco un papel donde se anota la fecha en la que se ha cerrado.

Un mes después, se destapa el frasco y se vierte todo el contenido en otro mayor para poder añadir medio litro de almíbar, que será aproximadamente un octavo de la capacidad total.

Ciruelas claudias
Deben estar algo verdes pero muy sanas. Se cortan los rabos por la mitad y con un alfiler se van pinchando hasta el hueso para facilitar el blanqueado, echándose en agua fresca a medida que se pinchan.

Se ponen al fuego como los albaricoques y se confitan como ellos durante tres días. Se escurren, se ponen en tarros de cristal y se echa encima el almíbar, al que se habrá añadido la misma cantidad de aguardiente. Los frascos se cierran herméticamente.

Peras
Deben ser de la calidad de agua y estar casi maduras. Se meten en un recipiente con buena cantidad de agua fresca y se ponen a calentar sin dejar que lleguen a hervir. Cuando suben a la superficie se sacan y se meten otra vez en agua fría.

Ya frías, se pelan, se les corta el rabo y se pinchan con un alfiler para volverlas a meter en agua fría.

Aparte, en otro recipiente, se exprimen tres limones y sobre el zumo obtenido se vierten las peras con el agua, poniéndose al fuego para que sigan ablandándose. Cuando ya se notan blanditas, se sacan y se ponen a enfriar en agua fresca.

Otra vez se procede a calentarlas y enfriarlas, como a los albaricoques, para finalmente meterlas en los tarros de cristal con al almíbar y la misma cantidad de aguardiente, tapándose herméticamente.

¿Te ha gustado Las conservas en aguardiente. Albaricoques, cerezas, ciruelas claudias y peras? Pués díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


2 + seis =

Haz tu comentario en relación con el tema Las conservas en aguardiente. Albaricoques, cerezas, ciruelas claudias y peras y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación al reportaje Las conservas en aguardiente. Albaricoques, cerezas, ciruelas claudias y peras o con Cocina vegetariana hazlo aquí. Gracias.

¿Quién es Irene Costa ?

Ver otros artículos de

2.1.0