Alimentos

Motivos para incluir el tomate en nuestra dieta

El tomate es uno de los alimentos clave en la dieta mediterránea, de hecho, su producción está presente en nuestro país desde tiempos inmemoriales. Aunque es cierto que los orígenes de este fruto se encuentran en América, los colonos españoles se encargaron de traer este producto tan saludable del nuevo mundo y, desde entonces, nos hemos encargado de cultivarlo y exportado al resto de Europa. Los beneficios del tomate son numerosos y diversos. En este sentido, los nutricionistas y endocrinos consideran que se trata de un alimento imprescindible en nuestra dieta, debido al importante aporte de nutrientes que conlleva su consumo. Precisamente por ser un alimento impuesto en dietas de adelgazamiento puede parecer un alimento insulso, pero nada más lejos de la realidad, esta hortaliza presenta una gran versatilidad en la cocina, puede prepararse en ensaladas, salsas, solo e, incluso en zumos y en forma de mermelada. Para aprovechar todas sus propiedades y beneficios conviene acudir a tiendas ecológicas en Madrid, donde nos aseguraremos de que los tomates orgánicos que adquirimos mantienen todas sus propiedades y beneficios. Directamente del campo a tu mesa, el tomate ecológico es más sabroso, jugoso y nutritivo. Ciertamente, si por algo destaca el tomate, es por ser el ingrediente estrella de las ensaladas. Sin embargo, debemos acostumbrarnos a consumirlo habitualmente, ya que este alimento es una fuente inagotable de vitaminas, minerales y muchos otros nutrientes esenciales para gozar de buena salud. Los tomates constituyen antioxidantes naturales que facilitan la prevención de numerosas enfermedades como pueden ser: algunos tipos de cáncer, patologías cardiovasculares o degenerativas, demencias e, incluso, ayuda a minimizar el impacto de los signos del envejecimiento. Según determina un estudio realizado en EE.UU el tomate ayuda a minimizar el riesgo de sufrir cáncer de próstata. Esta investigación concluye que los hombres que consumen tomate con frecuencia tienen un 25% menos de posibilidades de padecer este tipo de patología. Además, está científicamente demostrado que el tomate y el corazón hacen buena pareja. De hecho, incluir el consumo de tomate en nuestra dieta tiene una incidencia directa sobre la salud cardiovascular. Según una investigación llevada a cabo en la Universidad de Cambridge, el consumo de tomate mejora la circulación y reduce la hipertensión arterial. Otra propiedad del consumo de tomate es su capacidad para controlar enfermedades como la diabetes de tipo 2 o reducir el colesterol. Por todo ello, la tendencia actual es optar por comprar esta hortaliza en alguna tienda ecológica en Madrid, con el objetivo de consumir este vegetal sin ninguna alteración en su sabor, nutrientes o propiedades. Otra opción rápida y cómoda es adquirir estos productos en alguna tienda online como tomatomates.es, donde encontrarás una gran variedad de productos ecológicos, que te...

Leer más

La evidencia científica desmonta todos los falsos mitos sobre la leche

Nota de prensa La Federación Nacional de Industrias Lácteas (FeNIL) y el Comité Nacional Lechero, con el patrocinio de Tetra Pak, ha celebrado hoy la 52 edición del Día Internacional Lácteo, una conmemoración que nació con el objetivo de promover las bondades de la leche y productos lácteos, comunicando a la sociedad lo recomendable de su consumo.  En esta 52 edición del DIL, FeNIL ha contado con la presencia del Dr. Sergio Calsamiglia, Catedrático del Departamento de Ciencia Animal y de los Alimentos de la Universidad Autónoma de Barcelona quien ha dedicado su ponencia a desmontar, con la ayuda de multitud de estudios clínicos, los mitos y errores más comunes sobre la leche. Para Calsamigia, hay que decir sí al consumo de leche porque “protege la salud cardiovascular, disminuye el riesgo de padecer cáncer de colon, de mama y diabetes tipo 2. Además, no se ha demostrado ninguna relación ni con la mucosidad ni con el asma y ayuda a controlar el exceso de peso”.  El Dr. Calsamiglia ha desmontado uno por uno seis de los principales mitos que circulan sobre efectos negativos del consumo de leche: Salud cardiovascular: “No existe ninguna evidencia de que la leche incremente el colesterol o el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Lo que sí existe es multitud de evidencia epidemiológica de que protege frente a estas enfermedades. Desde un punto de vista cardiovascular hay que promover el consumo de leche” Peso corporal: Los estudios clínicos y epidemiológicos han demostrado que el consumo de leche no solo no engorda sino que ayuda a controlar el peso corporal principalmente por dos causas, “por el  efecto saciante de los péptidos bioactivos de la leche y por que el calcio disminuye la digestibilidad de la grasa”.   Diabetes: El consumo de leche disminuye el riesgo de padecer diabetes tipo II. Los estudios llevados a cabo demuestran que, cuanto mayor consumo de leche, menor índice glicémico.   Cáncer: Se han realizado numerosos estudios para relacionar el riesgo relativo de padecer cáncer de mama o colon y el consumo de lácteos. Los resultados de estos estudios muestran que a mayor consumo de lácteos, menor riesgo relativo de padecer cáncer. Esto se debe, entre otros factores “al efecto chemoprotector del calcio, a la presencia de vitamina D, y al efecto de los ácidos grasos insaturados”.   Mucosidad y asma: “No se ha demostrado ninguna relación causa-efecto entre el consumo de leche, y el incremento de la secreción mucosa. En cualquier caso, es un efecto a corto plazo, transitorio y no relacionado con la leche en sí misma. Tampoco hay ninguna relación de causa-efecto entre el consumo de leche o derivados y el desarrollo de asma”.   Cambio de tendencia  ...

Leer más

El pimiento. Composición, virtudes y uso

    El pimiento tiene un 90% de agua, un 5,5% de hidratos de carbono, un 1,5% de proteinas, un 1% de grasas, un 1,3% de fibra y un 0,7% de cenizas. Es un alimento poco energético, con 25 kilocalorías por 100 gramos y su principal riqueza reside en la gran cantidad de vitaminas (A y C) y de minerales, sobre todo potasio, que contiene. El principio activo responsable del sabor picante se llama capsicina y cuenta con numerosas aplicaciones medicinales. En uso externo se emplea como rubefaciente (activa la circulación de la sangre), sobre todo en casos de reumatismo, artrosis, gota, tortícolis, lumbago, etc., bajo forma de tintura, linimento o pomada. Aunque muchos laboratorios la usan en sus preparados, ahí va una fórmula casera que podéis preparar fácilmente: se cortan finas 50 grs. de guindillas secas que se dejan en maceración durante quince días en alcohol de 96%. Pasado ese tiempo se cuela la tintura y se guarda en un frasco bien tapado. Las variedades picantes, y sobre todo en forma de pimentón, tienen más usos médicos que las dulces, utilizándose con profusión en las preparaciones homeopáticas destinadas a solucionar problemas de úlceras gástricas y duodenales, hemorroides, otitis, faringitis y anginas. El pimentón es desinfectante de la mucosidad bucal, del estómago y del intestino, de ahí que se emplee tanto en la cocina india y de otros paises tropicales donde tan fácil es padecer una infección intestinal. Además, su uso no perjudica a las otras colibacterias que viven normalmente en esta zona del cuerpo. También es carminativo, estimulante y digestivo, utilizándose en casos de hidropesía, diarrea y dolor de muelas. Estimula asimismo la secreción biliar. A pesar de estos aspectos positivos, un exceso de esta especia puede originar muy bien una gastritis. El pimiento fresco -el dulce- estimula la secreción gástrica y el peristaltismo intestinal, pero su digestión es muy lenta (unas tres horas). Conviene pues masticarlo bien. EL PIMIENTO EN LA COCINA El pimiento no es una hortaliza principal y aunque puede aparecer en gran cantidad de platos, casi siempre desempeña un papel secundario. Eso no significa que sea poco apreciado, pues con su sabor alegra muchas comidas y resulta imprescindible para preparar multitud de especialidades. Su diversidad cromática, que pasa del verde al rojo o al amarillo, ofrece un sinfin de contrastes junto a cereales u otras hortalizas.   Oferta...

Leer más

Alimentos buenos y malos para el excema

    Os pasamos una relación de alimentos que son buenos para controlar el eccema y otros que no lo son tanto, ya que propicia que éste se vuelva difícil para hacerlo desaparecer. Entre los alimentos que son buenos para controlar el eccema se encuentran: Aguacates, soja, frutos secos, aceite de oliva, legumbres, espárragos, cítricos, cereales completos y plátanos. Entre los alimentos que se deben tomar con moderación están: Leche, cereales refinados y huevos. Y entre los alimentos no aconsejables encontramos los siguientes: Picantes, comidas especiadas, café, alcohol, chucherías, platos preparados, alimentos grasos y quesos...

Leer más